Por Hugo Laveen

Roma.— Las deportaciones de mexicanos desde estados unidos, en los nueve meses que ha gobernado la actual administración norteamericana, se han visto reducidas en comparación con las ocurridas durante el mismo periodo del último año del presidente Obama; aseguró el canciller de México Luis Videgaray Caso, en rueda de prensa, durante su actual visita a Roma.
En una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado de su homólogo italiano Angelino Alfano, en Roma, Videgaray dijo que “si comparamos las deportaciones que han ocurrido entre enero y septiembre de este año 2017 contra el mismo periodo del año anterior (…) vemos que hay una reducción del 31 %”.
Videgaray, quien clausuró hoy la V Comisión Bilateral Italia-México, señaló que “el fenómeno migratorio ha cambiado de manera profunda en los últimos años”, al pasar su país de lugar de origen a zona de tránsito de migrantes hacia Estados Unidos.
El canciller declaró que en México hay ya más de un millón de estadounidenses viviendo y recalcó su “interés fundamental” de que se cree un marco normativo que regule el fenómeno a nivel mundial.
“Es un hecho que la administración de Trump tiene una narrativa distinta respecto al fenómeno migratorio respecto a administraciones anteriores, pero es un hecho también que los datos no apuntan a un aumento por ejemplo de las deportaciones”, subrayó.
Según Videgaray, “no hemos observado todavía un aumento, por el contrario, (hay) una disminución en los flujos de deportaciones”.
En cualquier caso, recordó que la postura ante las autoridades de Estados Unidos se basa en dos principios: el reconocimiento de la soberanía mutua y la defensa de los derechos humanos y de la dignidad de los mexicanos que residan en territorio estadounidense.
Por ello, explicó que los esfuerzos de su país van dirigidos a garantizar la protección jurídica de la persona, aumentando recursos e inversiones en la ayuda consular para asegurar que “los mexicanos sean tratados dignamente”.