Por Hugo Laveen
Al concluir la operación estratégica contra las pandillas de 2018, el Servicio de Alguaciles Federales reportó 182 arrestos de pandilleros violentos y la incautación de 27 armas de fuego, así como importante cantidad de drogas incautadas.
La llamada “Operación Triple Beam”, que tuvo una duración de tres meses involucró a 15 agencias federales, estatales y locales de aplicación de la ley de los condados de Maricopa y Pima.
El objetivo de la operación era centrarse en las comunidades afectadas por la presencia significativa de pandillas y apuntar a los pandilleros y organizaciones más violentos en un esfuerzo por combatir el crimen y la violencia asociada con la actividad de pandillas.
La operación empleó un enfoque sistemático y sostenido para atacar y arrestar a los fugitivos buscados por delitos graves de mayor nivel, incluidos homicidios, robos, delitos con armas, drogas peligrosas y agresiones con agravantes.
“La Operación Triple Beam ha demostrado ser una herramienta poderosa en nuestros esfuerzos para reducir la violencia de pandillas al dirigirnos a los líderes de pandillas y aquellos que participan activamente en empresas criminales”, dijo el mariscal de Estados Unidos David Gonzales.
“El éxito de esta operación en particular es un ejemplo perfecto de cómo la colaboración con nuestros socios policiales protege aún más a nuestras comunidades contra las pandillas violentas”, agregó.
En 2010, el Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos identificó a las pandillas como una prioridad dentro de su estrategia de reducción de delitos violentos y se comprometió a revitalizar sus esfuerzos para hacer cumplir la ley.
Como resultado, la Operación Triple Beam se creó con un énfasis en tres áreas principales: investigaciones de fugitivos; investigaciones específicas de armas de fuego y drogas.
“La policía de Phoenix trabaja estrechamente con nuestros socios federales siempre que sea posible, especialmente cuando se trata de la seguridad de quienes viven y visitan Phoenix”, dijo el jefe del Departamento de Policía de Phoenix, Jeri L. Williams. “Estamos orgullosos del trabajo realizado regularmente por nuestros empleados y las agencias de cumplimiento de la ley asociadas”.
Las comunidades se sienten más seguras gracias a esta relación de cooperación única con socios federales, estatales y locales encargados de hacer cumplir la ley para localizar y detener a los delincuentes más responsables del crimen y la violencia en esas comunidades.
“La policía de Chandler se enorgullece de contribuir a los esfuerzos de cumplimiento de la Operación Triple Beam y de interrumpir la violencia de pandillas”, dijo el Jefe del Departamento de Policía de Chandler, Sean Duggan.
“Continuamos apoyando a nuestros socios federales del Servicio de Alguaciles de los EE. UU. Y otras agencias de aplicación de la ley para hacer colectivamente más seguras a nuestras comunidades”.
La Operación Triple Beam demostró ser una iniciativa efectiva con arrestos que totalizan 182 en los condados de Maricopa y Pima. De los 182 fugitivos arrestados, los delitos incluyen 7 por homicidio, 21 por delitos con armas, 8 por robo, 21 por asalto agravado y 102 por drogas peligrosas. Los oficiales incautaron $29,324 en efectivo, 27 armas de fuego y 11 libras de heroína, 300 pastillas de fentanilo y más de 6 libras de metanfetaminas.
El servicio de alguaciles dio a conocer que entre los detenidos, los tres más destacados eran Ricky Jones, con cargos por homicidio, César Hernández, sospechoso de robo a mano armada y Reginal Stevenson, autor del tiroteo en un restaurante de Phoenix donde mató a uno de los clientes.