Entretenimiento

Rosie Rivera fue la protagonista de la primera gala de Mira Quién Baila este domingo, aunque no precisamente para bien. A pesar de su empeño y energía, la actuación de la hermana de Jenni Rivera fue muy criticada, causó feas burlas y terminó por sentenciarla poniendo en riesgo su participación en el ‘reality show’.

La ministra religiosa de 37 años estuvo en dos ocasiones en la pista, primero bailando urbano y luego regional mexicano.

“No soy bailarina, pero tengo mucho empeño y ganas”, había anticipado la tía de Chiquis Rivera previo a su debut.

“Rosie tienes que soltarte todavía más. El baile urbano es de verdad soltarse, es cadera, es sexualidad, es atrevimiento, es como gritar libertad. Cero ataduras. Y aquí estabas complemente atada por ti. Necesito que te sueltes”, le pidió la juez Lolita Cortés tras su primera participación, en la que portó un atuendo étnico que resultó poco favorecedor.

“La verdad estuviste fatal te veías súper pesada no bailabas caminabas y lo peor es que ni ganas le echabas no creo que te haya dado pena porque estas acostumbrada al ridículo pero de verdad ojalá que te saquen para que no sigas haciendo ese papelón tan ridículo y grotesco que hiciste”, expresó severo un seguidor de Rosie en Instagram.

“Parecía que tenía un palo atravesado, solo movía los brazos y piernas”, “no importa si es llenita o no, es que no tiene nada que hacer ahí. No es expresiva, no transmite nada. Es muy gris”, agregaron otros.

Es importante mencionar que en la misma red social hubo también muchos comentarios positivos de sus fans que aplaudieron su entusiasmo a pesar de no ejercer la disciplina artística.

La presencia en el programa de Rosie Rivera quedó en manos del público, que tendrá que votar por ella pues quedó sentenciada junto a la actriz peruana Verónica Montes.