Por Hugo Laveen
Phoenix, AZ. Con champán en la mano, los voluntarios del Grupo de Administración de Caballos Salvajes de Salt River cantaron y vitorearon el lunes.
“No solo estamos celebrando el Año Nuevo de hoy, estamos celebrando que hayamos preservado una verdadera parte de la historia de Arizona”, dijo Simone Netherlands del Grupo de Manejo de Caballos Salvajes de Salt River.
Los caballos salvajes de Salt River están oficialmente protegidos.
“Están protegidos del acoso, de los disparos. Están protegidos de que alguien les cause lesiones y estén protegidos de la matanza”, dijo Netherlands.
Si alguien es atrapado haciendo daño a los caballos, ellos enfrentarán un cargo.
“Creo que todos están encantados de que puedan quedarse”, dijo la representante estatal Kelly Townsend, republicana de Mesa.
El grupo, junto con el Representante Townsend, han pasado dos años y medio trabajando con la Oficina del Gobernador, el Servicio Forestal de los EE. UU. y el Departamento de Agricultura de Arizona.
“Fue un esfuerzo prolongado y, por tanto, fue un placer terminar finalmente con él y comenzar a avanzar con la administración”, dijo Townsend.
El siguiente paso es trabajar con una organización sin fines de lucro para administrar humanamente los caballos.
El Grupo de Manejo de Caballos Salvajes de Salt River espera que sean elegidos para hacerlo. “Así que me alegra que las generaciones futuras verán estos increíbles animales históricos que han estado aquí por cientos de años”, dijo Netherlands.
“Si hay [sic] las siete maravillas de Arizona, nuestros caballos al menos estarían entre los tres primeros”, dijo Townsend.