Los camiones repletos de familias migrantes fueron descargados en una iglesia del Central Park.
Por Leonardo Reichel
Phoenix, AZ.- Centenares de migrantes centroamericanos han sido trasladados por la Border Patrol a la ciudad de Phoenix, después que se han entregado a las autoridades, tras cruzar la línea fronteriza y solicitar asilo político.
Muchos de ellos estaban siendo puestos en libertad y llevados a la Estación de Autobuses Grayhound, pero hubo quejas de dicha empresa, ya que no disponían de instalaciones para albergar a las familias que en número creciente iban llegando.
Las autoridades migratorias, el viernes primero de Marzo, enviaron a un centenar de migrantes a la Primera Iglesia Metodista Unida de Phoenix, del 701 Sur Primera Calle, donde prácticamente fueron dejados a su suerte.
Más tarde, el mismo viernes ICE envió doscientas personas más al mismo templo, y el sábado otras cien personas, entre adultos, niños, jóvenes y personas mayores.
La instrucción era que esas personas buscaran a familiares u otras personas donde pudieran instalarse y esperar hasta que las autoridades migratorias aprobaran o denegaran sus peticiones de asilo.
El pastor de dicha iglesia, que no estaba preparado para recibir esa cantidad de migrantes y proveerles cobijo y alimentos para los días que tuvieran que permanecer ahí, hizo un llamado a miembros de la comunidad para que donaran comida, ropa, cobijas, enseres de limpieza, pañales y tiempo de voluntariado para atender a dichas personas, a quienes no se les permitió salir de las instalaciones, hasta ser llevados al Aeropuerto o la central de autobuses, toda vez que lograran contactar familiares o personas que les dieran patrocinio.
El pastor Brian Kemp-Schlemmer no quiso dar ninguna información a los medios, ni permitió el acceso de la prensa.
Esta práctica se viene realizando desde el año pasado y han sido miles de familias las que han venido abandonando en los templos de Phoenix, obligando a los pastores a pedir ayuda de la comunidad para solventar sus necesidades.