‘La mejor cantante de la historia’ según la revista ‘Rolling Stone’, se despide a sus 75 años.
ESPECTACULOS
El de reina del ‘soul’ es un título que se le queda pequeño a Aretha Franklin, una artista cuya influencia trascendió más allá de la música para convertirse en un símbolo de los derechos civiles de los afroamericanos y también de la lucha feminista. Su carrera ha dejado varios hitos, entre ellos ‘Respect’, que en la voz de Franklin se convirtió en un himno más populares de las reivindicaciones sociales de los años 60.
“Nadie encarna de forma tan completa las conexiones entre el espíritu afroamericano, el ‘r&b’ y el ‘rock and roll’, la forma en que las dificultades y el dolor se transforman en belleza y esperanza. Norteamérica brota cuando Aretha canta”, le escribió Barack Obama al director de ‘The New Yorker’, cuando preparaba un especial sobre la cantante.
‘Chain of Fools y Think’ también se convirtieron en himnos de lucha por la igualdad, aunque Aretha siempre ha minimizado su influencia en aquella ola feminista de los 60, a la que sirvió de banda sonora. “No creo que yo fuese el catalizador de todas esas mujeres. ¿Y si lo fui? Pues mucho mejor”, reconoció la diva a la revista ‘Rolling Stone’.
Queriendo o sin querer, Aretha se convirtió en símbolo de las mujeres que querían romper cadenas. Solo con su música, sin necesidad de encabezar manifestaciones, sin necesidad de grandes discursos. Fue un referente de la lucha racial, especialmente desde que interpretó ‘Precious Lord’ en el funeral de Martin Luther King.
Recientemente, ‘Rolling Stone’ la eligió como la mejor cantante de la historia y entre sus otros reconocimientos están la Medalla Nacional de las Artes y la Medalla Presidencial de la Libertad; además de 18 premios Grammy. También fue la primera mujer en ingresar en el Salón de la Fama del Rock, en 1987.
Obligada a suspender sus últimos conciertos por recomendación médica y a pocos días de cumplir 75 años, Franklin ha anunciado que este año se retira de los escenarios, pero adelantó que antes grabará un último disco, producido por Stevie Wonder.
Raíces góspel
Como otras grandes voces de la música negra, los comienzos de Aretha Franklin están en el góspel, y sobre esas raíces se sustenta la carrera musical de la gran diva del ‘soul’.
Es hija del reverendo Clarence LeVaughn Franklin y de la cantante de góspel Barbara Franklin. Aretha nació en Memphis (Tennesse) el 25 de marzo de 1942, y creció en Detroit.
Comenzó su carrera junto a sus hermanas Carolyn y Erma, con quienes cantaba en la iglesia en la que predicaba su padre, impulsor desde el púlpito de la lucha por los derechos civiles y uno de los principales confidentes de Martin Luther King.
Por aquel entonces los Franklin eran una de las familias prominentes entre los afroamericanos de Detroit y la cantante se codeaba con genios de la música religiosa como Clara Ward y Sam Cooke. Con apenas 14 años la cantante grabó su primer disco, ‘The Gospel Soul of Aretha Franklin’.
No obstante, Aretha abandonó el circuito góspel cuando se fue a Nueva York y comenzó a grabar ‘jazz’ para Columbia, en 1960. “No creo que desmereciese a Dios cuando decidí cambiar, al fin y al cabo el ‘soul’ nació con la esclavitud y el sufrimiento de mi pueblo”, diría la cantante años después.
Revolución del ‘soul’
Con Columbia grabó diez discos en apenas seis años, una época prolífica, aunque su único éxito en las listas pop fue la canción ‘Rock-a-Bye Your Baby with a Dixie Melody’.
En 1966 Aretha firmó con la disquera Atlantic y, de la mano de Jerry Wexler, Arif Mardin y Tom Dowd, comenzó a grabar las canciones que la convertirían en la gran diva de la música ‘soul’: ‘I Never Loved a Man’ (‘The Way I Love You’), ‘Respect’, ‘Baby I Love You’, ‘Chain of Fools’, ‘Since You’ve Been Gone’ y otros singles lanzados entre 1967 y 1968.
Su primer álbum con Atlantic, ‘I Never Loved a Man the Way I Love You’ (1967) la lanzó a la fama internacional gracias, sobre todo, a ‘Respect’, y ese año grabó otros tres discos, e incluso versionó ‘Satisfaction’ de los Rolling Stones.
En 1968, los discos ‘Lady Soul’ y ‘Aretha Now’ la reafirmarían como la indiscutible reina del ‘soul’. Este tipo de música vivía su mejor época a la vez que Aretha hacía grande su figura en Estados Unidos y en Europa, donde grabó un disco en directo (‘Aretha in Paris’), en una prolífica época en la que, además de grabar temas originales, siguió versionando a otros músicos, entre ellos The Beatles.
Leyenda musical
En junio de 1968, la revista ‘Time’ la llevó en su portada y Franklin se convirtió en la primera mujer negra en aparecer en la primera página de la prestigiosa publicación. A pesar del éxito, a la edad dorada del ‘soul’ y el ‘boom’ de los primeros años en Atlantic le llegó un inevitable declive. La estrella tuvo que reinventarse para adaptarse a los nuevos tiempos, con canciones más bailables y algún experimento con la música disco, hasta tomar definitivamente un tono más ‘pop’.
A lo largo de su carrera Franklin ha colaborado con los artistas más relevantes, entre ellos Frank Sinatra, James Brown, Lauryn Hill, Elton John, Gloria Estefan, Whitney Houston, Mariah Carey o George Michael, una larga lista de duetos que ha contribuido a agrandar su legado.
“La música es lo que he hecho toda mi vida”, dijo en días pasados la artista al anunciar que se retira de los escenarios. “Estoy muy satisfecha por dónde comenzó mi carrera y dónde está ahora”. No hay duda de que Aretha Franklin es leyenda.
Rumbo a la pantalla grande
‘Aretha: From these Roots’ es el título de la biografía –escrita con David Ritz– que la artista publicó en 1999, en la que por primera vez habló de su vida personal, que siempre había mantenido por fuera de los focos. El productor Scott Bernstein y Universal Pictures obtuvieron los derechos de la historia y aunque no existe fecha aún, en el futuro cercano una película autobiográfica de Franklin verá la luz, protagonizada por la actriz ganadora de un Óscar, Jennifer Hudson.
Aretha Franklin forma parte de la historia de la música y su voz es uno de los mayores valores del patrimonio cultural estadounidense. El Consejo del Milenio de la Casa Blanca eligió ‘Respect’ para incluirlo en una cápsula del tiempo en la que se preservan importantes logros culturales para las generaciones futuras, e incluso ha sido declarada “patrimonio natural” en el estado de Michigan.

Dejar una respuesta