Por Hugo Laveen

Calgary, Alberta.— Una madre de familia canadiense recibió una sentencia a tres años de prisión, luego de que su hijo de siete años de edad falleciera a consecuencia de una infección de garganta, que atendida adecuadamente era curable.
Tamara Lovett, de 48 años y oriunda de Calgary, pasará un tiempo tras las rejas por no llevar a su hijo Ryan al médico después de que se enfermara de estreptococo, según información que divulgó la cadena CBC News.
La sentencia de Lovett fue diseñada para disuadir a otros padres de negarse a recibir tratamiento médico para sus hijos enfermos, dijo la Jueza Kristine Eidsvik del Tribunal de la Reina.
“Si su hijo no está mejorando, usted está legal y moralmente obligado a llevar a su hijo a un médico real para la medicina real”, dijo la justicia durante la sentencia, de acuerdo con CBC News.
El hijo de Lovett murió en marzo de 2013, solo 10 días después de que se enfermó de faringitis estreptocócica.
La madre testificó que creía que su hijo tenía gripe o resfriado. Ella trató sus síntomas con té de diente de león y aceite de orégano, pero nunca buscó atención médica cuando su condición empeoró.
De acuerdo con los registros judiciales, los médicos dijeron que Ryan también tenía meningitis y neumonía. Testificaron que su infección podría haber sido tratable si le hubieran prescrito antibióticos, según CBC News.
Durante los argumentos de la sentencia del viernes, Lovett dijo que si podía volver atrás, llevaría a su hijo al médico.
“No puedo comenzar a perdonarme a mí mismo”, dijo. “Espero que otros aprendan de mi ignorancia”.