Hewlett-Packard

Por Hugo Laveen

Este martes inicia oficialmente la primavera y el clima en el Valle del Sol es bastante agradable. Con esas condiciones, los senderos para caminar, trotar, ejercitarse o por lo menos hacer un poco de ejercicio cardiovascular, comenzarán a verse llenos de personas de todas las edades. ¡Así es la primavera!
Sin embargo, es recomendable que, antes de tomar los senderos y empezar a ejercitarse estar bien preparados para cualquier contingencia.
“No es mucho lo que se necesita, pero es mejor disponer de los elementos y un plan de acción en caso de que los problemas se presenten”, dijo Jon Mincks de Arizona Hiking Shack.
En el desierto, dijo, es preferible contar siempre con suficiente agua. Incluso cuando las temperaturas parecen leves. Eso es porque el aire está seco y cualquier viento aumentará la humedad que pierde su cuerpo, y eso sin tener en cuenta el calor del sol.
Mincks recomienda llevar un mínimo de dos litros de agua por persona, al iniciar cualquier senderismo, sea al trote o en caminata.
Esa agua no sólo le mantendrá hidratado, sino que también es un buen indicador de cuánto tiempo durara su caminata.
“Cuando estás en esa caminata, cuando estás a medio camino debes estar pendiente de cuanta agua has consumido y a cuanto asciende tu reserva; esto te hará prever cuanto la caminata puede prolongarse”, explicó Mincks. Si el agua se está agotando, es hora de volver a casa o al auto.
Dice que con demasiada frecuencia los excursionistas subestiman el terreno y sobreestiman su capacidad.
La triste realidad es que el calor mata a la gente en Arizona cada verano. En promedio, alrededor de 100 personas mueren por causas relacionadas con el calor cada año.
Según el Departamento de Servicios de Salud de Arizona, algunos grupos están en mayor riesgo. Por ejemplo, los hombres constituyen 7 de cada 10 muertes. De esos hombres, los migrantes hispanos adultos y los hombres de 55 años y más sucumben más.
Mincks dice que si sientes sed, ya estás deshidratado. Si comienza a sentirse “no bien”, si tiene náuseas o empieza a tener dolor de cabeza, es hora de parar y refrescarse. Ese es el momento para encontrar la sombra y mojar tu ropa, también.
Mincks dice que hay una lista de lo esencial que debe llevar en cada caminata:
De dos a tres litros de agua, un pañuelo, un botiquín de primeros auxilios, un silbato, algún bocadillo, una chaqueta, un mapa y una brújula (en caso de que no tenga un conocimiento preciso de su ubicación o si su teléfono se descarga, una manta de seguridad, una linterna de mano o de las que se usan en la frente, un cuchillo de monte y dos maneras de hacer fuego. En total, este equipo no debería costarte más de $ 40 a 50. Dólares.

Dejar una respuesta