Por Leonardo Reichel
México, DF.- Cinco arrestos de ex funcionarios implicados en el robo de hidrocarburos que incluyen a un ex funcionario de PEMEX, un ex diputado local y un ex alcalde, fue el golpe asestado por la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda esta semana contra la mafia huachicolera que ha logrado llevar a la primera crisis al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.
Santiago Nieto, titular de la UIFH dijo que los cinco detenidos han sido llevados ante la Fiscalía General de la República. En total los cinco detenidos entre quienes se encuentran también dos connotados empresarios tendrán que responder por 853 millones de pesos y 11 millones de dólares obtenidos ilícitamente con la ordeña de ductos y la venta de huachicol.
En los 32 estados de la República Mexicana se han detectado 14 mil operaciones con diferentes montos por huachicol y 10,000 millones de pesos han sido blanqueados al sistema financiero mexicano. También se han realizado bloqueos de cuentas bancarias de 15 personas y 24 relacionados.
Por su parte Alejandro Gertz Manero, encargado de la Fiscalía dijo que se tienen abiertas 1700 carpetas de investigación de robo de combustible y se han asegurado 4.5 millones de barriles. Se sabe que el 80 por ciento de la gasolina que se vendía en los Estados era de procedencia ilícita.
El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha insistido en los últimos días que no va a dar marcha atrás en la guerra contra la corrupción y el robo de combustible. “Si siento miedo al enfrentar al crimen organizado, pero no me detendré porque no soy un cobarde”, dijo en su conferencia de prensa matutina.
El Mandatario mexicano pidió paciencia, ya que las consecuencias de la guerra contra los huachicoleros ha provocado desabasto en 10 entidades de la república, incluyendo al Distrito Federal; y pidió al pueblo no prestarse al juego de los ciminales ni proteger a huachicoleros.
El empoderamiento de las bandas de criminales dedicados al robo de combustible inició durante el gobierno de Vicente Fox Quesada, pero cobró proporciones extraordinarias, golpeando a la economía mexicana y originando el mayor empobrecimiento del país durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, quienes no han respondido a los señalamientos hechos por AMLO.
Esta semana el ducto de Tuxpan-Azcapotzalco fue liberado pero se detectó actividad de los hachicoleros en el municipio de Acambay en el Estado de México donde estuvieron invitando a los habitantes del poblado de San Antonio Detiña a participar del saqueo, después que fue abierta una toma clandestina en el kilómetro 5 de la carretera Temascalcingo.