El secretario de Estado también afirmó que las negociaciones están aún ‘a semanas’ de distancia

Internacional

La apertura mostrada por el líder norcoreano Kim Jong-un y su voluntad de discutir sobre su programa nuclear sorprendió “un poco” a Estados Unidos y llevó al presidente Donald Trump a aceptar un encuentro, admitió este viernes el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson.
“Lo que ha cambiado es su posición, y de una forma bastante espectacular. Y muy francamente, ha sido un poco una sorpresa para nosotros que se haya mostrado tan abierto”, afirmó Tillerson el viernes en Yibuti, al término de un encuentro con el ministro yibutí de Relaciones Exteriores, Mahamoud Al Youssouf.
Durante la rueda de prensa, Tillerson afirmó que aún tomará “algunas semanas” fijar la reunión del presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un.
“Ahora es cuestión de ponerse de acuerdo en la fecha de la primera reunión entre ellos y en el lugar, y eso va a tomar algunas semanas antes de que podamos resolverlo”, dijo.
El secretario de Estado señaló que es una decisión que el mismo Trump tomó, pero que no le sorprende “de ningún modo” porque “lleva un buen tiempo en su cabeza”. El presidente “ha dicho desde hace tiempo que EE. UU. está abierto al diálogo y que él, de buena gana, se reuniría con Kim Jong-un cuando las condiciones fueran correctas y los tiempos fueran correctos”, aseveró.
Este jueves, el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong, entregó a Trump en la Casa Blanca un mensaje que le confió este lunes Kim Jong-un durante una reunión en Pionyang.
“El presidente Trump agradeció la reunión informativa y dijo que se reunirá con Kim Jong-Un en mayo para lograr una permanente desnuclearización”, dijo Chung Eui-yong en una breve comparecencia de prensa.
Para iniciar la negociación, Kim Jong-un ofreció a Estados Unidos suspender sus ensayos con misiles balísticos y abordar un proceso de desnuclearización de la península de Corea.