El gladiador que dejó los cuadriláteros por la ayuda social
Gabriel Limón
Acercarse a Mike Esparza puede resultar intimidante con su barba blanca, rostro adusto y cuerpo de luchador, pero quienes le conocen, saben de sobra que es un bonachón y es por eso que disfruta de su trabajo que en gran parte es servir a la comunidad.
Y efectivamente, Mike Esparza dejó su carrera del pancracio y el costalazo en la lucha libre tanto estadounidense como mexicana, para dedicarse de lleno a su labor en la importante empresa cervecera Cresent Crown Distributing, su hogar durante 34 años, donde se desempeña como enlace comunitario desde hace 7 años.
Y es que más apasionante que la lucha libre es la voluntad de servicio que tiene Mike Esparza, quien desde muy joven se inició en los cuadriláteros y cambió de ofició al conocer la oportunidad de regresar algo a su gente.
“El poder estar en contacto con nuestra comunidad, el poder ayudar a organizaciones no lucrativas, que a su vez ayudan a personas que no tienen que comer, que necesitan capacitarse para trabajar, o becas para estudiar, es una de las grandes satisfacciones que me da mi trabajo. Quisiera poder disponer de mucho más dinero para ayudar a más gente”, dice Esparza.
Y es que Cresent Crown Distributing, la casa de las más importantes cervezas mexicanas y reconocidas marcas domésticas, se ha asociado con grandes organizaciones sociales como Chicanos Por La Causa, Si Se Puede, Alas y muchas otras, además de participar un sinnúmero de eventos benéficos e incluso patrocinar un programa de becas.
“Aunque en Cresent Crown Distributing hacemos mucho por la comunidad, la realidad es que no hay dinero que alcance para cubrir todo lo que nos gustaría: aún hay muchos niños que no tienen qué comer, muchas familias que no tienen casa, se necesita demasiado para poder ayudar a todos, pero hacemos hasta donde podemos con el presupuesto asignado para devolver a nuestra gente”, dice Esparza.
Por otra parte Esparza afirmó que Cresent Crown Distributing tiene un estricto control de calidad sobre sus productos y que tienen la capacidad de retirar del mercado las cervezas caducadas o con cualquier otro problema por lo que descartó la posibilidad de algún perjuicio para los consumidores.
“Jamás permitiríamos que alguno de nuestros productos dañara la salud de las personas, simplemente porque se acabaría el negocio y todos nuestros programas de apoyo a la comunidad, por eso siempre trabajamos por la perfección”, señaló.
Esparza es un gran admirador del liderazgo femenino y latino, por lo que asegura que en un futuro Estados Unidos contará con una presidenta chicana.
“Estoy seguro que ese momento llegará y será cuando finalmente en nuestro país se termine el divisionismo, la mujer es especial y las mexicanas aun más, pueden poner todo en orden y en calma aunque tengan que usar ‘la chancla’; tal vez esa mujer todavía no ha llegado, pero llegará en su momento, tengamos paciencia”, dijo Esparza.
Entre sus sueños por cumplir Mike Esparza espera poder abrir un gimnasio de boxeo gratuito para niños y jóvenes del Valle del Sol, con el fin de enseñarles disciplina y valores.
“La idea es que además de entrenar, reciban educación y tutorías para que también se preparen académicamente, es algo en lo que ya estoy trabajando, buscando patrocinadores para que sea un proyecto gratuito a los niños, pero a la vez que se pueda mantener y sea sustentable”, concluyó Esparza.