El edificio es el más alto de la capital mexicana y venció a competidores de todo el mundo

Internacional

CIUDAD DE MÉXICO – El mejor rascacielos del mundo es mexicano, así se anunció este 1 de noviembre en Frankfurt, Alemania, en el marco del International Highrise Award 2018.

El edificio de 246 metros de altura con la forma de un obelisco es obra del arquitecto mexicano Benjamín Romano.

Ubicado sobre Paseo de la Reforma y terminado en 2016, esta torre es actualmente la más alta de la Ciudad de México.

“Era el único edificio de América, todos los demás estaban en Asia, porque allá se está produciendo el prototipo de ‘highrise’, entonces, al haber más edificios allá de gran altura, había más de dónde escoger. Es una gran sorpresa y un gran reconocimiento para México”, destacó en entrevista el arquitecto Romano.

El edificio compitió con propuestas diseñadas por algunos de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial como Norman Foster, Rem Koolhaas, Jacques Herzog y Pierre de Meuron.

“Confieso que yo estaba seguro que no íbamos a pasar del primer filtro y luego fuimos notificados que estábamos dentro de las 36 obras finalistas”, celebró Benjamín Romano.

“Finalmente, nos enteramos que estábamos dentro del “short list” de cinco y fue grande la emoción que sentimos, porque en esos cinco finalistas había dos premios Pritzker, dos que no, y nosotros”, celebró el creador mexicano.

El International Highrise Award se realiza cada bienio y en él compiten edificaciones de todo el mundo que hayan sido terminadas en los últimos dos años. Benjamín Romano explicó que al jurado en Alemania destacó la originalidad de la obra, en la que prácticamente todo está fuera de los estándares comunes.

“Torre Reforma es inusual, porque es un edificio colgado y tectónico que entiende sus colindancias y su contexto. Me parece que eso es muy valioso y muy flexible”, puntualizó el arquitecto galardonado.