Ahora el lugar es un museo abierto al público en general

Internacional

Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) como presidente de la República, Los Pinos, la legendaria residencia oficial, fue abierta a los ciudadanos como un gran museo del poder. La propiedad donde vivieron 13 de los 14 Presidentes de México de 1935 a 2018 (con excepción de Adolfo López Mateos), fue sede de leyendas, misterios y un río de dinero, mucho dinero.
Sólo en los últimos 12 años, durante los cuales vivieron ahí Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018) con sus familias, la casona generó 2 mil 638 contratos con poco más de mil proveedores por más de 30 mil millones de pesos (más de 1.5 millones de dólares), según una revisión en el Portal de Obligaciones y Transparencia, la página Compranet y un informe de la Secretaría de Hacienda.
La erogación más grande, la Presidencia la hizo en asegurar la mansión: pagó 626 millones de pesos contra posibles riesgos por desastres naturales o incendios y 132 millones de pesos en seguridad extra a la que brindaba el Estado Mayor Presidencial para proteger el mobiliario al Servicio de Protección Federal (un órgano creado en 2009 para custodiar personas y bienes).
Los gastos pequeños pero más frecuentes revelan cómo la residencia, cuya historia empezó como un intento de austeridad del Gobierno del ex Presidente Lázaro Cárdenas del Río (1934-1940), mutó al buen vivir. Por lo menos de 2006 a 2018, el comedor de la casa Miguel Alemán, donde habitaban los primeros mandatarios, siempre estuvo de manteles largos. Entre Calderón Hinojosa y Peña Nieto erogaron 28 millones 560 mil 553 pesos en menaje como cubiertos y vajillas de plata y 36.9 millones de pesos en alimentos perecederos, así como vinos y licores.
Otro gasto fue el de los retratos oficiales. Los de los dos últimos mandatarios que habitaron Los Pinos representaron una erogación de más de 2.3 millones de pesos entre las sesiones, las reproducciones y los marcos. A los dos los retrató, sin licitación de por medio, Héctor Herrera Peralta quien desde José López Portillo (1976-1982) hasta ahora, se hizo cargo de captar con la lente a los Presidentes mexicanos.
Este 1 de diciembre, Los Pinos inició una nueva era. Sus puertas 1 en Parque Lira y 3 en el bosque de Chapultepec se abrieron desde las 10:00 horas. Las casas Miguel Alemán, López Mateos, Miguel de la Madrid, Venustiano Carranza y Lázaro Cárdenas podrán ser recorridas. La futura Secretaría de Cultura anunció en un comunicado, así como en la página web “Los Pinos para Todos”, que ahí, donde antes hubo vallas de elementos del Estado Mayor Presidencial, podrá apreciarse en pantallas gigantes la toma de posesión de AMLO, el primer Presidente en la Historia de México de un partido de izquierda y quien ha anunciado que por razones de austeridad, no vivirá ahí.