El actor había estado hospitalizado por cinco días
Entretenimiento
La familia de Luke Perry tomó la decisión de desconectar al actor, el 4 marzo, cinco días después de haber sido hospitalizado.
El actor ingresó al nosocomio el 27 de febrero por un derrame cerebral, por el que fue inducido a un coma para que su cerebro pudiera recuperarse, informó Us Weekly.
Sus seres queridos pensaron que los médicos podrían salvarlo después de dos días, pero Perry, de 52 años, nunca se recuperó.
“Fue devastador”, dijo una fuente anónima al medio.
El histrión falleció rodeado de su familia, incluidos sus dos hijos, Jack, 21, y Sophie, 18, su ex esposa Rachel Sharp, su novia Wendy Madison Bauer, su madre Ann Bennett, su padrastro Steve Bennett y sus hermanos Amy Coder y Tom Perry.
El artista sufrió el evento cerebral en su casa de Sherman Oaks, posteriormente fue trasladado a un hospital en Burbank, California.
Perry fue conocido por su papel de Dylan McKay de la serie noventera “Beverly Hills, 90210”, también por su participación en la cinta “Buffy The Vampire Slayer”, así como en “Terminal Bliss”, “8 Seconds”, “Riot” y “Normal Life”.
La estrella interpretó a Frederick ‘Fred’ Andrews, en “Riverdale”, su último papel en el cine fue “Once Upon A Time In Hollywood”, de Quentin Tarantino, que se estrenará el 26 de julio de 2019.