Por Hugo Laveen

Chandler, AZ.- Una niña de 14 años está bien después de ser atropellada por un automóvil mientras viajaba en su bicicleta, pero su madre está molesta porque el conductor nunca llamó a la policía ni a los padres de la niña.
En medio del tráfico intenso en Ray y Rural Road de Chandler, Autumn Carmody estaba montando su bicicleta en la acera. Cuando llegó a la salida de un estacionamiento, se detuvo, al igual que un automóvil verde que estaba a punto de partir.
“Así que partí y el auto también, y ella pisó el acelerador para que el auto fuera bastante rápido, y luego golpeé la esquina delantera”, dijo Carmody.
Independientemente de quién tuvo la culpa, Carmody fue golpeada y dice que se desmayó por un par de segundos. “Pensé que el auto solo iba a seguir y me iba a pasar por encima de las piernas”, dijo.
La mujer que conducía el automóvil se bajó, ayudó a Carmody a levantarse e incluso la ayudó a volver a poner la cadena en su bicicleta. Ella le dijo a la adolescente que le pasó lo mismo cuando era joven. Pero luego se fue. “Era agradable y todo, pero parecía que también estaba intentando salir de allí apresuradamente”, dijo Carmody.
La batería del celular de la chica estaba muerta. Sin saber que debería haber recopilado información de la mujer, caminó con su bicicleta rota a su cita de tutoría. Ahí es donde finalmente le contó a alguien lo que pasó y pudo llamó a su madre.
“Ella dijo: ‘Mamá, acabo de ser atropellada por un auto’. Y eso me hizo entrar en pánico porque estaba retirada en Gilbert “, dijo su madre Barbara Flickinger.
La policía vino y tomó un informe, pero todo lo que tienen es que una mujer afro americana conducía un crossover verde, sin placa, sin nombre y sin otra información.
Ahora mamá está tratando de usar lo que sucedió como una llamada de atención para otros conductores. “No queremos causar problemas para [el conductor], pero alguien debería haberlo hecho. Es decir, ¡es una niña!”, Dijo Flickinger. ¡Alguien debería haberse quedado con ella!
La rueda delantera de la bicicleta está doblada, y Carmody está un poco adolorida y magullada. Mamá dice que su familia ha aprendido algo por sí misma de la terrible experiencia. “Número uno, ten mucho cuidado”, dijo. “Número dos, probablemente deberíamos usar un casco cuando estamos en bicicleta”.