El grupo de 10 países solicitará a la Corte Penal Internacional que considere la negativa de Maduro a recibir asistencia internacional como un “crimen de lesa humanidad”
Internacional
El Grupo de Lima, conformado por una decena de países latinoamericanos y Canadá, se reunió este lunes en Bogotá, donde condenaron al gobierno de Nicolás Maduro por no haber permitido y, de hecho, haber reprimido “con una violencia indiscriminada” los intentos realizados el sábado pasado por hacer ingresar varios cargamentos de ayuda humanitaria a Venezuela.
En el documento final del encuentro se denuncia “al régimen ilegítimo de Nicolás Maduro por estar sometiendo intencionalmente a los venezolanos a una sistemática privación de alimentos y medicinas, y de acceso a servicios básicos, para asegurar su permanencia en el poder”.
Fue suscrito por los representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú.
La entrega de ayuda humanitaria -donada por Estados Unidos y otros países- a través de las fronteras de Venezuela con Colombia, Brasil y el Mar Caribe fue organizada por la oposición venezolana como un paliativo frente a los problemas de acceso a medicinas y alimentos que viven los ciudadanos.
La operación había sido anunciada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien aseguró que ese cargamento serviría para atender a unos 300,000 venezolanos cuyas vidas están en riesgo por estas carencias.
En enero pasado, Guaidó se juramentó como presidente encargado del país, argumentando que Maduro había sido reelecto en 2018 en unas votaciones fraudulentas y que, por tanto, ahora se encuentra usurpando el poder.
El mandatario, por su parte, acusa a Guaidó de encabezar un intento de golpe de Estado y aseguró que no admitiría la ayuda porque Venezuela no la necesita y, además, porque la consideraba una estrategia para justificar una intervención militar extranjera en el país.