Si tienes una cantidad de dinero guardado te sentirás seguro ante cualquier emergencia
Por Hugo Laveen
Un fondo de emergencia es una cantidad de dinero que ahorras para utilizarlo solamente si ocurre algún imprevisto grave. O sea, que no es algo que podemos utilizar para gastos superfluos.
En un artículo divulgado por Nelson Santiago del portal ConsumerAction se recomienda que este fondo sea para verdaderas urgencias, como cubrir la curación de una enfermedad, una reparación del auto o algún arreglo importante de la casa.
Es de vital importancia contar con este dinero, ya que ante cualquier necesidad que tengas, el fondo de emergencias te ayudará a mantenerte a flote económicamente y hacerles frente a esos imprevistos sin endeudarte con tus tarjetas de crédito o pidiendo préstamos.
Respecto a la cantidad que debería guardarse, el artículo asienta que por regla general, debe ser lo suficiente como para cubrir todos los gastos que tienes durante seis meses. Esto debería incluir costos como el de vivienda, alimentos, servicios públicos, pagos de deudas, costos de transporte, seguros y colegiaturas, entre otras cosas.
Al tener esto cubierto, si pierdes el trabajo, por ejemplo, podrías usar el fondo para pagar todos los gastos sin perturbar más tu economía, mientras encuentras un empleo nuevo.
Recuerda que la cantidad de dinero que tengas en tu fondo puede ser la que quieras. Sólo pregúntate con cuánto te sentirías seguro, y empieza ahorrar teniendo ese monto como meta.
Ahorrar seis meses de tus gastos podría parecer mucho, pero recuerda que el plan es llegar a esta meta poco a poco. De hecho, a la mayoría de las personas le toma tiempo construir su fondo de emergencia; pero, aunque sólo puedas ahorrar $10 dólares al mes, inicia con eso. El punto es que empieces con lo que puedas lo más pronto posible.
Un dato que no debes olvidar es ir guardando el dinero en una cuenta de banco a la que puedas acceder fácilmente, ya que una emergencia podría ocurrir en cualquier momento.
Eso sí, debe ser una cuenta diferente a la que usas diariamente, para que no estés tentado a gastarte el dinero en otras cosas.
Como ves, no hay nada como tener la tranquilidad de que, si llegas a tener algún percance, tengas la capacidad económica de hacerle frente, dice por último.