Político y artista, dos habilidades que pocas veces se conjugan, pero cuando ocurre, surgen personalidades que trascienden en la historia y dejan huella imborrable.
Tal es el caso de don José Guadalupe Zuno Hernández: pintor, escritor, caricaturista, periodista, educador, abogado; en 1922 alcalde interino de Guadalajara y gobernador de Jalisco del primero de marzo de 1923 al 23 de marzo de 1926.

Hoy en la historia
18 de abril de 1891, nace don José Guadalupe Zuno

Hijo de don Vicente Zuno Estrada y doña María Trinidad Hernández Gómez, José Guadalupe Zuno nació el 18 de abril de 1891 en la hacienda de San Agustín, municipio de La Barca, Jalisco, pero siendo aun muy pequeño su familia se estableció en Guadalajara, donde su padre abrió un negocio de abarrotes en el Mercado Alcalde, entonces conocido como de la Plaza de Toros.
Tras concluir su educación primaria, don José Guadalupe Zuno ingresó al Liceo de Varones en el año de 1904, donde descubrió y pudo desarrollar algunas de sus habilidades, como su facilidad para el dibujo y sus preocupaciones políticas, las cuales lo inclinarían hacia la caricatura política, participó activamente en el movimiento opositor al reeleccionismo, que había mantenido en poder a don Porfirio Díaz por tres décadas. Esa fue la causa de su salida del Liceo de varones, en 1908.
Se trasladó a la Ciudad de México, donde hizo amistad con intelectuales de la época como José Clemente Orozco y José Luis Ibarra. Un año más tarde, sus trabajos de caricatura y crítica se publicaban en ‘El Perico’, un periódico que apoyaba las aspiraciones del general Bernardo Reyes, y en 1910 regresó a Guadalajara, donde sus caricaturas se publicaban en diversos periódicos.
El año de 1912 fundó junto con Carlos Sthal y Xavier Guerrero el Centro Bohemio, originalmente destinado a promover los trabajos de dibujo, grabado y pintura, pero que en corto tiempo se convertiría en el centro cultural más importante de Guadalajara; al que se unirían destacados intelectuales y artistas como Amado de la Cueva, Juan de Dios Robledo, Agustín Basave, Alfredo Romo y donde se formarían muchos otros. De regreso a la Ciudad de México hizo amistad con numerosos artistas de la época como Gerardo Murillo “Dr. Atl”, Jorge Enciso, Roberto Montenegro y David Alfaro Siqueiros. Estando en la capital de la república sobrevino el golpe de Estado que derrocó y asesinó al presidente Francisco I. Madero. Zuno se consagró a la pintura trabajando en obras de caballete y murales en el Museo del Estado y el salón de cabildos del Palacio Municipal.
Sus trabajos periodísticos se publicaban en numerosos periódicos y semanarios, tanto de la Ciudad de México como de Guadalajara.
De regreso a Jalisco, en 1914, pasó a formar parte del equipo de gobierno del general Manuel M. Diéguez, colaborando en el área educativa y apoyó a Ixca Farías en la fundación del Museo del Estado. Más tarde fue nombrado Director de la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco.
El 15 de febrero de 1915 nació Rebeca Zuno Rivera, su primera hija.
Afiliado al Partido Liberal Jalisciense, durante el gobierno del profesor Basilio Vadillo, Don José G. Zuno fue electo a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, llevando como suplente a José María Cuellar, además de presidir la directiva de la Sociedad de Periodistas de Jalisco.
En diciembre de 1921 contrajo matrimonio con la señorita María del Carmen Arce Tomathi.
En mayo de 1922, don José G. Zuno fue designado presidente municipal de Guadalajara. Durante su gobierno fundo el primer cuerpo de bomberos municipales, así como el Parque de Agua Azul, que fuera su primer zoológico. El 1 de marzo de 1923 fue electo gobernador del Estado de Jalisco y destacó como defensor de los obreros, promulgó la Primer Ley de Trabajo del Estado, en la que además se protegían los intereses de la mujer trabajadora.
Su obra más importante fue la fundación de la Universidad de Guadalajara, principal universidad pública del occidente de México, el 12 de octubre de 1925, así como de la Escuela Politécnica.
Zuno no pudo concluir su gobierno al entrar en conflicto con el General Plutarco Elías calles, y renunció el 23 de marzo de 1926.
Durante el gobierno del general Lázaro Cárdenas volvió a ocupar importantes cargos, primero en los Ferrocarriles nacionales de México y más tarde en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, como presidente del Tribunal de Arbitraje.
En Guadalajara Facultad de Bellas Artes, miembro de la Gran Comisión de Responsabilidades de la Universidad, director del Museo Regional y director del CEPES. En 1972 recibió el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Guadalajara.
Escribió numerosas obras de artes e historia. Fue padre de 11 hijos más, en su matrimonio con la señora María del Carmen Arce: María Eugenia, María Esther, José Vicente, José Guadalupe, Juan Ramón, Rubén, Ana Beatriz, Bertha, Álvaro, María del Carmen y Andrés Amado Zuno Arce.
El 28 de agosto de 1974, un comando de las FRAP lo secuestró, buscando negociar la liberación de varios combatientes que permanecían encarcelados, y considerando como garante de la negociación que su yerno, Luis Echeverría Álvarez era en ese momento Presidente de México; sin embargo, el gobierno se cerró a la negociación y la vida de don José G. Zuno quedó entonces a merced de quienes lo habían secuestrado. Presiones de la izquierda Mexicana e incluso declaraciones de guerrilleros presos abogaron por su vida y fue liberado.
Don José Guadalupe Zuno murió el 16 de marzo de 1980, en su domicilio de Guadalajara, poco antes de cumplir los 88 años de edad. (Leonardo Reichel U.)