Con la aprobación de la Ley de la Tercera Fuerza, popularmente conocida como Ley Ku Klux Klan, el Congreso autoriza al Presidente Ulysses S. Grant a declarar la ley marcial, imponer fuertes sanciones contra organizaciones terroristas y usar la fuerza militar para suprimir el Ku Klux Klan.

Hoy en la historia, 20 de abril de 1871.

En esta fecha fue aprobada el acta de derechos civiles de 1871, conocida como Ley Ku Klux Klan y que es una de las más importantes que continúan vigentes.
Fundada en 1865 por un grupo de veteranos confederados, el KKK creció rápidamente de una fraternidad social secreta a una fuerza paramilitar empeñada en revertir las actividades de la era de reconstrucción progresiva del gobierno federal en el Sur, especialmente las políticas que mejoraban los derechos de la población afroamericana.
El nombre del Ku Klux Klan se derivó de la palabra griega kyklos, que significa “círculo”, y la palabra escocés-gaélica “clan”, que probablemente fue elegido por el bien de la aliteración. Bajo una plataforma de filosófica superioridad racial blanca, el grupo empleó la violencia como un medio para impulsar la reconstrucción y su liberación de los afroamericanos. El ex general confederado Nathan Bedford Forrest fue el primer gran sacerdote del KKK y en 1869 sin éxito trató de disolverlo después de que se convirtió en crítico de la violencia excesiva del Klan.
Con mayor presencia en los condados donde las razas estaban relativamente equilibradas, el KKK participó en redadas terroristas contra los afroamericanos y los republicanos blancos por las noches, empleando intimidación, destrucción de bienes, asaltos y asesinatos para lograr sus objetivos e influir en las próximas elecciones. En algunos estados del sur, los republicanos organizaron unidades de la milicia para romper el Klan.
En 1871, el paso de la ley de Ku Klux Klan, redactada e impulsada por el legislador Benjamín Franklin Butler y proclamada el 20 de abril de 1871 por el presidente Ulysses S. Grant, la cual condujo a nueve condados de Carolina del Sur a ser colocados bajo ley marcial y se llevaron a cabo millares de detenciones. En 1882, el Tribunal Supremo de Estados Unidos declaró inconstitucional la Ley Ku Klux, pero para entonces la Reconstrucción había terminado y el KKK se había desvanecido.
El siglo XX vería dos reactivaciones del KKK: una en respuesta a la inmigración en los años 1910 y los años 20, y otra en respuesta al movimiento afroamericano de derechos civiles de los años cincuenta y sesenta.
Desde la primera década del siglo XXI ha habido algunos intentos por reactivar al KKK.