Hay una gran variedad de historias impresionantes en esta inusual selección de lo mejor del cine en 2018

Entretenimiento

De grandes películas biográficas a espectaculares filmes de superhéroes pasando por westerns conmovedores, el 2018 llevó a grandes producciones a la pantalla grande.

Y el crítico de cine de BBC Culture, Nicholas Barber, eligió 10 películas como las mejores de este año que termina.

¿Estás de acuerdo con su selección? ¿Cuáles agregarías tú?

“Un lugar en silencio” (A Quiet Place)
Co-escrita y dirigida por John Krasinski -quien también hace de protagonista junto con su esposa, Emily ‘Mary Poppins’ Blunt- “Un lugar en silencio” es una película de supervivencia absolutamente estresante.

El fime utiliza astutamente unconcepto diabólico: los monstruos alienígenas han desaparecido a la mayoría de la humanidad, pero debido a que no ven, cazan a su presa al escuchar los sonidos que hacen.

Eso hace que el héroe, la heroína y sus hijos tengan que hablar en lenguaje de señas y caminar descalzos. Incluso la caída de una taza o una risa pueden resultar en una espantosa y casi instantánea muerte.

Krasinski se toma muy en serio el concepto de cine de bajo presupuesto, y también la amenaza para la familia: encuentra nuevas formas de torturar a los personajes y a los espectadores, pero todos surgen lógicamente de la premisa y el escenario.

“Un lugar en silencio” te hace reír con su ingenio mientras te retuerce con tensión constante.

“Un asunto de familia” (Shoplifters)
Desde cierto punto de vista, los héroes de “Un asunto de familia” no solo son ladrones: son estafadores, secuestradores de niños y mucho más.

Pero el drama sociopolítico dickensiano de Hirokazu Kore-eda, ganador de la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes de este año, tiene una visión más comprensiva.

Presenta tres generaciones de una familia amorosa, encabezada por Osamu (Lily Franky) y Nobuyo (Sakura Ando).

Apretados en un pequeño bungalo de Tokio, a sus insignificantes ganancias honradas le suman pequeñas estafas y robos, y aunque Kore-eda no romantiza sus crímenes, su narrativa en capas y su maravilloso elenco muestran lo amables y bienintencionados que son los miembros de la familia.

Eventualmente, sus acciones parecen necesarias, incluso heroicas, y sus reveses tendrán al espectador más duro sollozándose.

“Guerra Fría” (Cold War)
La definición misma de dos amantes que no pueden vivir juntos pero que no pueden vivir uno sin el otro está en”Guerra Fría”.

Wiktor (Tomasz Kot) y Zula (Joanna Kulig) se encuentran en Polonia en la década de 1950, cuando Wiktor está reclutando cantantes y músicos para conjunto folklórico pagado por el gobierno.

Su apasionada aventura los lleva de un lado a otro a través de la Cortina de Hierro, pero, a pesar de lo mucho que se divierten en los clubes de jazz y salas de conciertos, nunca están del todo contentos.

El trabajo de Pawel Pawlikowski, que viene luego de ganar el Oscar por “Ida”, se basa libremente en los recuerdos de sus padres: “Ambos eran personas fuertes y maravillosas, pero como pareja fueron un desastre sin fin”, cuenta.

En términos generales, “Guerra Fría” es un examen sagaz de un período histórico y un comentario oportuno sobre la vida de los inmigrantes.

Además, ninguna otra película de este año ha tenido una fotografía en blanco y negro tan deslumbrante, ni tantas canciones pegadizas.

“El blues de Beale Street” (If Beale Street Could Talk)
Esta película adaptada por el director Barry Jenkins de la novela de James Baldwin bien podría haber levantado una gran polémica: la historia de una joven pareja (Stephan James, KiKi Layne) que es desgarrada por la pobreza, la brutalidad policial y el racismo institucionalizado.

Pero If Beale Street Could Talk en realidad es una tierna balada que alaba el amor sanador que proviene de parejas románticas, familiares y amigos.

“Me gusta la gente que se ama”, dice el personaje de Dave Franco. “Negros, blancos, verdes, púrpuras, no me importa”.

Lo que es aún más milagroso es la impresión de queJenkins acababa de descubrir el cinecomo medio.

Es decir, casi se puede creer que no tenía ideas preconcebidas sobre la cronología, el color o el sonido, por lo que había descubierto por sí mismo cómo combinar la música y las imágenes en movimiento.

Ha hecho una película de ensueño como ninguna otra.