Importantes dirigentes conservadores rompen con Trump y declaran su preferencia por la ex secretaria de Estado.

Por Hugo Laveen

Entre los republicanos, votar por Hillary Clinton para la presidencia de los Estados Unidos, ha dejado de ser un tabú. Varias personalidades de la derecha han hecho público su rechazo a Donald Trump y han externado su decisión de votar por la candidata demócrata.

Tras de la Convención Nacional Republicana, parecía que la derecha se unificaría en torno a Trump, pero no ha sido así. La reacción del multimillonario a las críticas del padre de un soldado musulmán estadounidense muerto en combate en 2004, en Irak, llevó esta semana a varios republicanos a romper de manera definitiva con él y dejar de manifiesto el creciente malestar entre los conservadores con el magnate inmobiliario.

Entre las personalidades republicanas que anunciaron que se han decidido a votar por Hillary Clinton, mejor que por Donald Trump, se encuentran Brent Scowcroft, exasesor de seguridad nacional del presidente George H. W. Bush; Richard Armitage, exsecretario de Estado adjunto del presidente Bush hijo; Hank Paulson, exsecretario del Tesoro del mismo presidente, y varios ex legisladores emanados de GOP.

Ya días atrás, al celebrarse la Convención Demócrata, varios líderes republicanos como el ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, ahora como independiente, hicieron uso de la tribuna para apoyar a Hillary.

La primera mujer que aspira, por uno de los principales partidos a la Casa Blanca, dijo que será “la presidenta de los demócratas, de los republicanos, de los independientes”, sin excluir a nadie por su militancia política.

La directora ejecutiva de Hewlett Packard Enterprise, Meg Whitman, una republicana muy importante en California, dijo en una entrevista esta semana, que Hillary Clinton la había llamado. Votará por ella y movilizará redes, sobre todo financieras, para derrotar al “deshonesto demagogo” que, según ella, es Donald Trump.

Otro caso es el del representante republicano de Nueva York Richard Hanna, quien se convirtió el pasado martes en el primer republicano con una banca en el Congreso en anunciar que votará por Clinton. Hanna denunció la hipocresía de sus colegas que lamentan las declaraciones de Trump, pero no las condenan. “Creo que no basta con denunciar sus palabras. No es capaz de representar a nuestro partido y no puede dirigir a nuestro país”, escribió en una columna periodística.

Entre tanto, el presidente del Partido Republicano, Reince Priebus, entrevistado por la cadena ABC, se mostró molesto por la nueva polémica originada por Trump por el pedido a Rusia para que localice más mensajes privados del correo electrónico de Clinton.

NBC publicó que un grupo de importantes republicanos, incluyendo al ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani, pedirán al magnate que abandone su tono de confrontación y se someta a la disciplina partidaria. Algo que no será fácil, pues Trump ha demostrado desde el principio de campaña que no esta dispuesto a dar su brazo a torcer.

Trump por su parte, en entrevista con Washington Post dijo que no respaldará las campañas de reelección del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y del senador John McCain.

Quien sí se declaró a favor de Trump en entrevista publicada por la revista ‘Esquire’ fue el actor y director de cine estadounidense Clint Eastwood quien dijo que si bien no apoya a Donald Trump votaría por él si lo ponen a elegir entre el candidato republicano y Hillary Clinton: “tendría que ir a favor de Trump, porque ella ha declarado que va a seguir los pasos de Obama”.

Según el actor, de 86 años y destacado militante del Partido Republicano, Trump ha dicho “muchas tonterías” y “solo está diciendo lo que tiene en la mente. Y a veces no es demasiado bueno. Y a veces sí lo es. O sea, puedo comprender lo que siente, pero no siempre estoy de acuerdo con él”.