Los médicos de emergencias tienen que pensar con rapidez, y los videojuegos podrían ayudar a mejorar la toma de decisiones, sugiere una nueva investigación.
Salud
Un estudio dirigido por la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh encontró que un videojuego de aventuras mejoró la capacidad de los médicos de emergencias de evaluar el nivel de atención que necesitaban los pacientes con traumatismos.
“Los médicos deben tomar decisiones con rapidez y con una información incompleta”, dijo la autora del estudio, la Dra. Deepika Mohan, profesora asistente de medicina y cirugía de atención crítica.
“Cada año, se producen 30,000 muertes prevenibles después de una lesión, en parte porque los pacientes con lesiones graves que inicialmente se presentan en centros no especializados en traumatismos no se transfieren rápidamente a un hospital que puede proporcionar el tratamiento adecuado”, dijo Mohan en un comunicado de prensa de la universidad.
Creó un videojuego llamado “Night Shift” con Schell Games. Representa a un médico joven de emergencias ficticio.
Los investigadores encontraron que una hora jugando al videojuego “volvió a calibrar los cerebros de los médicos hasta tal punto que, seis meses después, todavía rendían mejor que sus pares a la hora de reconocer los traumatismos graves”, dijo Mohan.
El juego fue diseñado para acceder a la parte del cerebro que usa el reconocimiento de patrones y las experiencias pasadas para tomar decisiones rápidas inconscientemente, un proceso llamado heurística, dijo el equipo de Mohan.
Los médicos que trabajan en los centros no especializados en traumatismos ven menos pacientes con lesiones graves que algunos otros médicos. Su respuesta inicial podría ser priorizar las lesiones obvias, como las heridas de arma de fuego, y no transferir problemas igualmente graves, como las lesiones internas, a un centro de traumatismos, indicaron los investigadores.
Para realizar el estudio, los investigadores reclutaron a más de 350 médicos de salas de emergencias que trabajaban en hospitales de todo Estados Unidos que no eran centros de traumatismos de gran tamaño. Se pidió a la mitad que jugaran al videojuego. Al resto se pidió que pasaran al menos una hora leyendo materiales educativos tradicionales.
Los médicos también rellenaron un cuestionario a fin de determinar con qué frecuencia no remitían a pacientes con lesiones graves a centros con una atención adecuada para los traumatismos. Los médicos que jugaron al videojuego no lo hicieron el 53 por ciento de las veces, frente al 64 por ciento de los que leyeron los materiales educativos.
Seis meses después, los médicos que jugaban al juego no realizaron el protocolo de intervención adecuadamente a los pacientes el 57 por ciento de las veces. Por otra parte, los médicos que solo leyeron los materiales educativos no lo hicieron el 74 por ciento de las veces.
Pero los investigadores indicaron que los médicos preferían los materiales educativos. Sugirieron que si se realizaran mejoras en el videojuego podría ser incluso más efectivo.
“Hay muchas razones detrás de la heurística de los médicos con respecto a por qué los pacientes con traumatismos graves no fueron transferidos a un centro de traumatismos, desde no tener una ambulancia disponible hasta una falta de herramientas adecuadas para el diagnóstico”, dijo Mohan.
“Así que es importante enfatizar que volver a calibrar la heurística no resolverá completamente el problema del uso demasiado escaso del protocolo de intervención y que el problema no se debe totalmente a las habilidades diagnósticas del médico”, añadió Mohan.
Aun así, “es esperanzador saber que estamos en camino a desarrollar un juego que se muestra promisorio para la mejora del entrenamiento educativo actual”, comentó.
El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. Los resultados aparecen en la edición del 13 de diciembre de la revista BMJ.

FUENTE: University of Pittsburgh School of Medicine