Veracruz es una localidad usada por los narcotraficantes como una especie de vertedero de víctimas

Nacional

Las autoridades mexicanas dieron este jueves con otra prueba de la grave violencia que se vive en el país: al menos 166 cráneos y otros restos humanos en una fosa clandestina.

El hallazgo se produjo en el estado oriental de Veracruz, pero la ubicación exacta de la fosa no se ha hecho pública por razones de seguridad.

El fiscal del estado, Jorge Winckler, informó que los restos llevaban allí al menos dos años.

México: ¿por qué no hay más indignación internacional ante los miles de muertos y desaparecidos?
Winckler explicó a los medios que los investigadores también encontraron 200 prendas, más de 100 carnés de identificación y otros objetos personales.

Las autoridades se centran en examinar los cráneos para tratar de averiguar el número de víctimas.

La nueva tecnología utilizada, como drones y radares de alta potencia, están ayudando a ubicar los restos y los expertos forenses están trabajando en el enclave, señalaron las autoridades.

El fiscal no descartó la posibilidad de encontrar más víctimas.

Más de 300 fosas comunes
Los traficantes de drogas han utilizado Veracruz como una especie de vertedero de sus víctimas durante años.

En marzo de 2017, 250 cráneos fueron encontrados en otra fosa clandestina en este mismo estado.

Las autoridades no dieron la ubicación exacta de la fosa por razones de seguridad.
En la última década, el estado Veracruz ha estado sumido en una guerra contra los carteles de la droga y que deja anualmente un promedio de 1.000 muertos.

Entre 2010 y 2017 las organizaciones civiles de búsqueda de desaparecidos y autoridades localizaron 343 fosas donde el crimen organizado sepultó de manera ilegal cuerpos de personas.

Las inhumaciones irregulares que se ubicaron en 44 de los 212 municipios de Veracruz arrojaron 225 cuerpos, 335 cráneos y más de 30.600 fragmentos óseos humanos.

Familiares de personas que han desaparecido en México llevan años haciendo campaña para que las autoridades incrementen sus esfuerzos por encontrar a sus seres queridos.

La violencia relacionada con las drogas en México ha crecido desde 2006, cuando el Ejército fue desplegado para combatir a los carteles.

Desde entonces, más de 20,000 personas han sido asesinadas, 28,702 tan solo el año pasado, una cifra récord.

Otras 37,000 personas permanecen desaparecidas.

Entre las víctimas, se encuentran miembros de carteles pero también migrantes que tratan de llegar a Estados Unidos y se niegan a ser reclutados por estos grupos.