Alrededor de 600 inmigrantes centroamericanos a quienes las autoridades federales, estatales y municipales no permiten entrar a las comunidades “ni a comprar agua”.
Internacional
México.- La caravana que transita en las últimas horas por el municipio de Pijijiapan, entre los estados de Chiapas y de Oaxaca, camina indocumentada con alrededor de 600 inmigrantes centroamericanos a quienes las autoridades federales, estatales y municipales no permiten entrar a las comunidades “ni a comprar agua”, denunció a este diario la organización Pueblos Sin Fronteras en voz del activista Irineo Mújica.
Fuentes del Instituto Nacional de Migración (INM) confirmaron que, efectivamente, estos migrantes no cuentan con papeles porque al llegar a la garita de entrada al país, se les informó que el Programa Emergente de Tarjetas de Visitante por Razones Humanitarias se había terminado desde el pasado 28 de enero. “Pero ellos decidieron seguir”.
Este programa fue implementado por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador a principio de año ante la crisis humanitaria de emigrantes hondureños, salvadoreños y guatemaltecos que buscan llegar a Estados Unidos para pedir asilo político ante las condiciones de inseguridad que viven en sus países.
En ese tiempo se dio documentos y permisos por un año en el país así como permisos de trabajo a 13,270 migrantes, pero el gobierno lo canceló sin mucha difusión. Esto ha ocasionado confusión y los centroamericanos siguen organizándose en masa para llegar a México.
“La política de puertas abiertas es mentira. Ya no les da visas y los permisos de trabajo que dio no sirven porque no hay trabajo. Les prometieron algo que no pueden cumplir y la gente ilusionada por esta supuesta oportunidad, gente que nunca hubiera emigrado de Centroamérica, se está yendo”, advirtió Mújica, quien acompaña a esta última caravana.
“Ahora los pueblos mexicanos son un caos porque hay más migrantes que gente en las comunidades y con este choque cultural hay más xenofobia que nunca… lo que debería de hacer el gobierno es permisos de entrada con límites de tiempo, advetir que no se les dará si vienen en caravana y estipularlo en la ley”.
Mujica afirma que, en los últimos días ha sido testigo de que policías de los tres niveles de gobierno atraviesan las patrullas o acordona las entradas para impedir que los migrantes entren a las poblaciones mientras agentes del INM los persigue. “Siguen con sus mismas prácticas y los mismos elementos corruptos”.
En el INM afirman que estos elementos poco a poco serán eliminados. “En estos meses llevan 350 personas cesadas”, dijo el comisionado Tonatiuh Guillén.
El organismo detalló a este diario, en voz de un funcionario que omitió su nombre, que en adelante se darán tarjetas de visitantes por razones humanitarias sólo en los consulados, donde habrá un representante de Migración. Pero aún no se tiene la fecha exacta en que comenzarán a operar.
También pretenden extender el programa de Tarjetas de Visitante Regional para Trabajadores Fronterizos, que actualmente opera con Guatemala y Belice para el sur de México, pero esto requeriría la aprobación del congreso y voluntad política para no rechazar las solicitudes como ocurrió en administraciones anteriores.