Mucha presión para el régimen de Nicolás Maduro

Internacional

El régimen de Nicolás Maduro sufrió un duro revés el miércoles. La petrolera rusa Lukoil congeló el contrato con Pdvsa, la petrolera estatal venezolana.

La decisión deja contra las cuerdas a Maduro pese a que el gobierno de Vladimir Putin mantuvo su postura de reconocerlo como presidente de Venezuela. Según el Wall Street Journal, Lukoil tomó la decisión después que Estados Unidos bloqueara cuentas de Pdvsa.

Lukoil entiende que es un riesgo financiero ya que podrían ser vetados financieramente por Estados Unidos. Otras multinacionales petroleras hicieron lo mismo.

La medida amenaza el suministro de gasolina de Pdvsa, que solamente tendría combustible para 10 días. También se quedaría sin diluyente para procesar su crudo.

De acuerdo con la información, el Ministerio de Finanzas ruso también presiona a Caracas para que cumpla con el pago del abono de $100 millones a su deuda con Rusia aunque reconoce que Venezuela tendrá problemas para hacerlo.