Aproximadamente siete millones y medio de bebés no se benefician de la lactancia materna alrededor del mundo cada año

Nacional

Sucedió en Buenos Aires, en el Hospital de Niños Sor María Ludovica de la Plata, donde estaba de guardia la oficial de policía que escuchó llorar a un bebé de forma desesperada.

Según informa CNN, la oficial no encontró otra forma de calmarlo. El bebé estaba desesperado y muerto de hambre, así que le dio el pecho.

La suerte quiso que Celeste Jaqueline Ayala, hubiera sido madre hace unos meses, por lo que estaba en plena lactancia. Razón por la que tomó al pequeño en brazos y lo amamantó, con la autorización de los médicos del lugar.

En ese momento un compañero le tomó una foto y fue él mismo quien la subió a su perfil de Facebook, acompañando la imagen de un emotivo mensaje dedicado a su compañera.

“Quiero hacer público este gran gesto de amor que tuviste hoy con ese bebito, que sin conocerlo no dudaste y por un momento cumpliste cómo si fueras su madre, no te importó LA MUGRE Y EL OLOR, como los señores profesionales del hospital manifestaban. Cosas así no se ven todos los días”, escribió el policía.

La historia de este pequeño que con tanta desesperación necesitaba atención, cuidado y alimento es desgarradora. Es el más pequeño de 6 hermanos que fueron separados de su madre, quien meses atrás había notificado a las autoridades médicas que no tenía recursos para alimentarlos.

El bebé, de 6 meses de edad, y sus hermanos esperaban su chequeo médico, antes de ser trasladados a una casa de acogida.