FILE - In this Jan. 25, 2011, file photo, part of a cache of seized weapons displayed at a Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives ATF news conference in Phoenix. Two men charged with murder in the death of a U.S. Border Patrol agent that revealed the bungled gun-smuggling investigation known as Fast and Furious go on trial Wednesday, Sept. 23, 2015. (AP Photo/Matt York, File)

Por Hugo Laveen

Tucson, AZ.— Tucson quiere que la Corte Suprema de Arizona elimine una demanda que protesta contra la política de la ciudad de destruir armas de fuego incautadas por la policía.
La demanda del Fiscal General Mark Brnovich amenaza con sacar ingresos compartidos de la ciudad a menos que Tucson deje de destruir las armas incautadas.
El diario Arizona Daily Star informó que la ciudad sugiere en una declaración judicial que una nueva ley que podría conducir al recorte de ingresos compartidos es inconstitucional.
La ley restringe a los gobiernos locales de aprobar leyes que estén en conflicto con las leyes estatales, poniendo en peligro los ingresos estatales si no revocan dichas leyes.
Un legislador estatal se quejó a principios de este año de que Tucson está violando una ley que requiere la venta de armas legales obtenidas por la policía.
El Ayuntamiento de Tucson decidió suspender la práctica hasta que se resuelva la lucha judicial.

Dejar una respuesta