Si sabe cómo parar una hemorragia, podría salvarle la vida a una persona gravemente lesionada.
Salud
Análisis de tragedias en masa como el tiroteo en la Escuela Primaria Sandy Hook en 2012 revelaron que muchas víctimas habrían podido salvarse si los testigos hubieran sabido cómo controlar la hemorragia, según el Dr. Justin Chandler, cirujano de traumatología en el Centro Médico Hershey de la Universidad Estatal de Pensilvania.
La Universidad Estatal de Pensilvania es parte de un programa nacional llamado “Stop the Bleed” (“parar la hemorragia”) que ofrece entrenamiento sobre cómo manejar la hemorragia en las personas lesionadas. Ya hay entrenamientos similares para cosas como ofrecer reanimación cardiopulmonar (RCP) o el uso de un desfibrilador externo automático (DEA) para restaurar un ritmo cardiaco normal.
“Las personas con heridas muy graves pueden desangrarse hasta morir en menos de 3 minutos”, advirtió Chandler en un comunicado de prensa de la universidad. “Pero podemos enseñar una variedad de técnicas para controlar la hemorragia sin usar prácticamente nada”.
En muchas circunstancias, esto podría salvar vidas, dijo en el comunicado de prensa Kimberly Patil, coordinadora de prevención de las lesiones y alcance público en el programa de traumatismos en adultos del centro médico. Por ejemplo, “quizá usted sea el primero en llegar al lugar donde ocurrió un accidente de coche, una lesión con un cuchillo de cocina, un accidente de caza o una lesión traumática en una granja”, señaló.
“Primero, garantice su propia seguridad”, aconsejó Patil. “Nunca debe ponerse en peligro para ayudar a otra persona. Entonces, recuerde los puntos básicos de lo que debe de hacer, y sígalos en respuesta a una lesión con hemorragia”.
• La alerta. Llame al 911.
• La hemorragia. Encuentre la lesión que provoca la hemorragia.
• La compresión. Aplique presión en el lugar de la hemorragia, preferiblemente con un paño limpio o con apósitos para heridas.
Chandler dijo que, en general, “hay que bloquear los codos y empujar en el área para controlar la hemorragia lo mejor que pueda”. Pero anotó que ese método no es muy efectivo para la hemorragia de pecho o abdomen.
FUENTE: Penn State