Muchos líderes de iglesias y feligreses en el Valle están en desacuerdo con la decisión tomada recientemente por la institución religiosa.
Por Leonardo Reichel
Phoenix, AZ.- La decisión de la Conferencia General en San Luis de la Iglesia Metodista Unida no únicamente prohibió que las personas homosexuales desempeñen cargos de liderazgo en la iglesia, asi como los matrimonios entre personas del mismo sexo, sino que también va un paso más allá; El clero podría ser suspendido sin goce de sueldo por la realización de bodas homosexuales y ser despedido si lo hacen por segunda vez.
“Fue algo muy difícil y doloroso”, dijo Stephen Govett, pastor de la Iglesia Metodista Trinity United en Phoenix. “Mi corazón está roto”.
“Gay, heterosexual, rico, pobre, nativo o inmigrante, estamos aquí para todas las personas”, dijo. Govett fue uno de los pastores que lucharon por la igualdad de derechos de matrimonio en Arizona.
“Seguiré estando abierto a los matrimonios de personas de fe a pesar de todo, y se nos dice que debemos detener lo que estamos haciendo, estar en el ministerio y en la misión de todas las personas”, dijo Govett.
Al igual que Govett todos los obispos de la Conferencia Occidental están en desacuerdo con esta decisión. Sin embargo, el obispo Bob Hoshibata, quien supervisa la Conferencia del Suroeste del Desierto, dijo en un video posterior que los cinco obispos en el Oeste declararon que no se irían de la Iglesia Metodista.
Govett dijo que no sabe qué significa esto para el futuro, pero cree que su diversidad es parte de su fortaleza. “Realmente no sabemos qué va a pasar”, dijo Govett. “Solo puedo decir me llaman a permanecer fiel”.