Irresponsable negligencia de Hacienda Healthcare, al no detectar el abuso a pesar de que el embarazo alcanzaba su tercer trimestre; evidencía connivencia.
Por Leonardo Reichel
Phoenix, AZ.- La sociedad arizonense se encuentra conmocionada, después que una joven que durante 14 años ha permanecido en estado vegetativo, en un centro proveedor de servicios de atención médica especializados para niños, adolescentes y adultos jóvenes con enfermedades crónicas, así como para aquellos con discapacidades intelectuales y del desarrollo; dio a luz un bebé inesperadamente.
Los padres de los pacientes allí asilados, han perdido la confianza y asumen que el centro carece de la capacidad para mantener a sus hijos a salvo. “La confianza se ha roto”, dijo Karina Ceseña, cuya hija de 22 años comparte el mismo centro después de sufrir una lesión traumática; tras conocerse de la joven que fue transgredida sexualmente, resultó embarazada y dio a luz un bebé, con grave riesgo de su vida.
Y es que a los padres de los pacientes les asalta la duda sobre si existen más víctimas, ya que en su mayoría los internos carecen de la facultad para comunicarse y denunciar los abusos, y hasta este momento, ni Hacienda Healthcare ni las autoridades han podido identificar al violador.
El centro, no solo ha sido negligente, al no ofrecer las medidas de seguridad que hubieran evitado el bochornoso incidente, sino que se muestran fríos y casi indiferentes ante los hechos; y no han explicado cómo ha sido posible que un embarazo avanzara hasta casi su término sin ser detectado por el personal; cuando en ese nivel presenta evidencias reconocibles.
Hacienda HealthCare solo ha lanzado, el pasado viernes, después que incidente ocupó titulares nacionales, que está “al tanto de un incidente profundamente perturbador que involucra la salud y la seguridad de un residente de Hacienda” y que “continuará cooperando plenamente con la aplicación de la ley y todas las agencias reguladoras pertinentes con respecto a este asunto”.
Los investigadores no han encontrado evidencia, porque en el lugar no hay cámaras. Ahora los padres que pueden hacerlo, están instalando sus propias cámaras Wi-Fi para monitorear desde sus celulares a los internos.
Familiares de internos dijeron que las instalaciones solían tener un guardia de seguridad durante las horas de la noche, el cual evidentemente fue insuficiente; y es hasta después del incidente que han contratado seguridad adicional para patrullar los terrenos tanto dentro como fuera. También dijeron que un nuevo protocolo requiere que los empleados masculinos tengan un miembro femenino del personal si van a las habitaciones de las pacientes.
El Dr. Greg J. Marchand MD, un destacado obstetra de Arizona, habló sobre el parto, incluido el escenario muy inusual de cuidar el embarazo de una madre que se encuentra en estado vegetativo. El Dr. Marchand discute todos los aspectos de este tipo de embarazo de alto riesgo, desde hablar sobre el abuso de este paciente indefenso hasta el parto inusual de una mujer que no puede comunicarse o presionar.
“Estar en un estado vegetativo es muy diferente de estar en coma o tener muerte cerebral”, dijo el Dr. Marchand. “Esta es una mujer que puede sentir dolor pero no puede comunicarse con el mundo exterior. La entrega de alguien está en un estado vegetativo requiere una gran cantidad de monitoreo, así como un tipo especial de parto llamado ‘segunda etapa asistida’. ‘ Esto requiere un dispositivo de vacío especial para, literalmente, sacar al bebé del útero porque la madre no puede empujar “.
El Dr. Marchand cuestionó la extraña serie de eventos que llevaron al personal médico del hospital a no identificar el embarazo de un paciente incluso en el tercer trimestre. “Es inquietante y difícil de explicar”, dijo el Dr. Marchand, “En todos los pacientes, excepto en los pacientes con obesidad mórbida, el embarazo es bastante obvio para el tercer trimestre, y debe serlo especialmente para cualquier persona con algún tipo de capacitación médica. Es muy desafortunado”. “el embarazo no fue reconocido, ya que esto llevó a una situación muy riesgosa. El parto de un bebé a una madre en estado vegetativo requiere un monitoreo intensivo para que se realice de manera segura. Sin este monitoreo, es un milagro que el bebé haya sobrevivido ileso”.