En su mensaje a la nación acentuó que el muro fronterizo sigue siendo la prioridad de su gobierno.

Por Leonardo Reichel

Washington, DC.- El presidente Donald Trump consideró que la situación que se vive en la frontera con México es una “crisis creciente”. Así lo estableció en su discurso a la nación estadounidense pronunciado el martes, no obstante que el número de detenciones de indocumentados que se han producido en las últimas dos décadas va en detrimento.
“Mis queridos estadounidenses, me dirijo a ustedes porque hay una crisis creciente, humanitaria y de seguridad en nuestra frontera sur”, expresó el mandatario, llamándola ‘crisis del corazón’ y crisis del alma’, y aseguro que tanto los hispanos como los afro-descendientes son los más perjudicados por la inmigración ilegal.
También hizo referencia el presidente a los ataques violentos que han sido dirigidos contra miembros de la fuerza pública por parte de indocumentados.
El mensaje a la nación tuvo lugar en el 18 día del tercer cierre parcial administrativo de su gobierno y el cual podría prolongarse, ya que las diferencias entre demócratas y republicanos sobre el muro fronterizo, no parecen tener visos de solución.
El mensaje presidencial estuvo precedido por la incertidumbre sobre la posibilidad de que Trump declarara en él la emergencia nacional, mecanismo que le permitiría utilizar fondos militares en la construcción del muro fronterizo.
Trump evitó hacer la declaración y solo insistió en denunciar “una crisis humanitaria y de seguridad creciente” en la frontera sur del país que, según él, exige la creación del muro, para lo que solicita le sean aprobados 5.700 millones de dólares.
El presidente Trump mantiene “sobre la mesa” la posibilidad de declarar una emergencia nacional para construir el muro en la frontera con México, aunque dijo considerar que “la mejor solución” es un acuerdo con el Congreso para financiar la seguridad fronteriza.
Al concluir el discurso presidencial, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, respondieron a las declaraciones del jefe de Estado y le exigieron que reabra la Administración.
“El presidente Trump debe dejar de mantener como rehén al pueblo estadounidense, dejar de fabricar una crisis y debe volver a abrir la Administración”, dijo la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi.
La incapacidad para alcanzar un acuerdo entre demócratas y republicanos sobre el presupuesto federal ha forzado de la parálisis parcial de la Administración gubernamental, que cumple ya la jornada número 19.
Además de distintas agencias que han debido suspender algunas de sus funciones a raíz de la falta de recursos, alrededor de 420.000 empleados considerados esenciales han continuado trabajando sin devengar sueldo, mientras otros 380.000 permanecen en licencia, también sin remuneración, recordaron los medios locales.

Trump se trasladará el próximo jueves a la frontera sur, donde se encontrará con las autoridades para conocer de primera mano la situación en la zona.