La ceremonia podría tener una gran carga política. ‘La La Land’ parte como gran favorita en la gala.
ESPECTÁCULOS
‘La La Land’, una oda a la época de oro de los grandes musicales de Hollywood y al sueño de muchos de llegar a la fama, parte como la gran favorita en los Premios Óscar este domingo.
La cinta del joven director Damien Chazelle, en la cual Hollywood se celebra a sí misma, busca la más codiciada de las estatuillas en 14 categorías, la misma cantidad que tuvo Titanic (1997) y All About Eve (1950).
La votación de los más de 6.000 miembros de la Academia cerró el martes, y todo indica que la comedia musical debe dominar la premiación.
Esta edición del Óscar, puede estar sazonada con discursos contra la Casa Blanca. Además, tratará de dar vuelta a la página de la polémica racial de los últimos dos años, esta vez con seis actores negros nominados.
La alfombra roja y las barreras a su alrededor eran protegidas con plástico ante la tormenta que está prevista en Los Ángeles.
Por su parte, la cinta ‘Moonlight’, un mensaje firme sobre diversidad e inclusión, es la que más opciones tiene de arrebatarle el gran trofeo a ‘La La Land’.
Es un drama de aliento poético que narra, en tres actos, la búsqueda interior de un joven en un suburbio negro de Miami para aceptar su identidad homosexual y lidiar con un barrio marcado por la pobreza y las drogas.
“Sublime”, para la revista ‘Variety’; “espléndida”, para ‘The Wall Street Journal’ y “obra maestra”, para ‘The New York Times’, la cinta podría destaparse como la respuesta de la Academia frente a las políticas del presidente estadounidense, o simplemente refrendar que la falta de diversidad en los Óscar ha quedado plenamente enterrada.
Otra cinta con opciones es ‘Hell or High Water’, un wéstern con mensaje actual. Jeff Bridges, Chris Pine y Ben Foster conforman el triángulo protagonista de un ‘thriller’ del realizador David Mackenzie, una historia con ecos a los desahucios por hipotecas impagadas en la sociedad actual.
Mientras que ‘Hidden Figures’, de Theodore Melfi, narra la historia de tres mujeres afroamericanas cuya labor durante la década de 1960 fue decisiva en el éxito de las misiones espaciales de EE. UU., a pesar del racismo y la desigualdad.
El músico de origen puertorriqueño Lin Manuel-Miranda, por su aporte a la banda sonora de Moana, y el mexicano Rodrigo Prieto, por la fotografía de ‘Silence’, de Martin Scorsese, se postulan como las principales posibilidades hispanas en unos Óscar con escasa presencia latina. La delegación iberoamericana la completa el español Juanjo Giménez, nominado a la estatuilla al mejor corto, por ‘Timecode’.
Un informe publicado el martes pasado señala que las mujeres y las minorías estarán mejor representadas en Hollywood y en los Óscar, pero siguen estando subrepresentadas en la industria estadounidense del entretenimiento.
El ‘Informe 2017 sobre la diversidad en Hollywood’, cuarta entrega de una serie elaborada por el centro de estudios afroamericanos Ralph J. Bunche de la Universidad de California, Los Ángeles (Ucla), examinó 200 películas taquilleras estrenadas en el 2015, así como 1.206 programas de televisión de la temporada 2014-2015. También hizo un seguimiento de la contratación de las mujeres y representantes de minorías, en la pantalla y detrás de la cámara, en 11 tipos de trabajos.