Hasta diez senadores republicanos votarían este martes a favor de bloquear la “emergencia nacional” de Trump
Nacional
Este martes el Congreso con el apoyo de varios republicanos podrían darle un severo golpe al presidente Donald Trump y a su titánica intención de construir el muro fronterizo.
La Cámara Baja, con mayoría demócrata, previsiblemente aprobará este martes una resolución con el fin de detener la declaración de Trump, que los progresistas consideran “inconstitucional”.
Hasta ahora únicamente un miembro republicano de esa cámara ha mostrado su apoyo, aunque se espera que otros colegas de su partido se sumen a ese texto a lo largo de la jornada de hoy, cuando se debata en el Comité de Reglas.
Los demócratas deberán encontrar cuatro senadores republicanos que también respalden la resolución para que pueda ser autorizada próximamente en la Cámara Alta.
Algunos medios ya han apuntado en los últimos días que hasta diez senadores republicanos, incluyendo Susan Collins, Lisa Murkowsi y Marco Rubio, podrían oponerse a la declaración de Trump por diferentes motivos.
Trump tiene el poder de vetarla y devolverla al Congreso, que entonces necesitaría el apoyo de dos tercios de ambas cámaras para hacerla efectiva, algo menos probable de que ocurra.
La decisión unilateral del mandatario también ha despertado repudio por parte de un grupo formado por 58 antiguos funcionarios que en el pasado estuvieron encargados de la Seguridad Nacional del país y que enviaron hoy una carta a Trump.
“Ante una amenaza inexistente, reasignar los fondos para la construcción de un muro a lo largo de la frontera sur socavará la seguridad nacional del país al extraer innecesariamente recursos de los programas del Departamento de Defensa”, escribieron los exfuncionarios.
Los autores de la misiva, entre los que hay republicanos y demócratas, apuntaron que la carta es una declaración destinada a ser usada en las demandas que cuestionan la declaración de Trump de redirigir 8,000 millones de dólares de fondos federales para levantar el muro.
La declaración de “emergencia nacional” permite a los presidentes acceder temporalmente a una potestad especial para hacer frente a una crisis, y Trump la firmó el pasado 15 de febrero al asegurar que hay una “invasión” de drogas y criminales en la frontera con México que justifica medidas extraordinarias.
Con ese decreto, Trump pretende reunir 6,600 millones de dólares desviados de distintas partidas ya aprobadas por el Congreso, que se sumarían a otros 1,375 otorgados por el poder legislativo para construir la barrera fronteriza.
La exsecretaria de Estado Madeleine Albright, que trabajó para el expresidente Bill Clinton (1993-2001), y Chuck Hagel, exsenador republicano y exsecretario de Defensa bajo la Administración de Barack Obama (2009-2017), fueron algunos de los firmantes.