ESPECTACULOS
La superestrella del rap Kanye West consiguió sorprender el martes incluso en este inusual año político ya que se reunió con el presidente electo Donald Trump en su primera aparición desde una supuesta crisis nerviosa que lo dejó varios días en el hospital.
West fue una de las pocas celebridades estadounidenses que manifestó públicamente su apoyo a Trump. El rapero llegó a la Trump Tower en horas de la mañana y horas después regresó al lobby con el propio Trump, quien consultado sobre qué charlaron, respondió: “la vida””Solo amigos, solo amigos. Es un buen hombre. Amigos durante un largo tiempo”, dijo Trump. West, ante la insistencia de los periodistas sobre su posible candidatura a la presidencia en 2020, se limitó a decir que estaba allí para sacarse una foto.La esposa de West, Kim Kardashian, no estuvo presente. Kardashian mantiene un perfil bajo desde que hombres armados ingresaron a su habitación de hotel en París y le robaron joyas por 10 millones de dólares.
West dejó sorprendido el mes pasado a una audiencia en California con un largo discurso en el cual dijo que no votó a Trump pero que lo hubiera apoyado porque aprecia la franqueza del magnate inmobiliario.
Poco después West fue internado en un hospital tras una serie de erráticos comentarios en el escenario, incluidos una denuncia de que su colaborador esporádico Jay Z estaba enviando sicarios para matarlo y ataques al fundador de Facebook Mark Zuckerberg por no pagarle 53 millones de dólares para que alivie su deuda personal.
Trump ha estado entrevistando a potenciales candidatos para su gobierno, creando un espectáculo mediático mientras los convocados llegan uno tras otro a golpear a su puerta.
Pocos observadores políticos esperan que el creador de la colección de vestimenta Yeezy aterrice en el gabinete, pese al gusto de Trump por improbables candidatos. Una explicación posible es que el presidente electo quiera incluirlo en la lista de músicos que tocarán en su inauguración el 20 de enero, luego de tantas celebridades que rechazaron respaldarlo durante la campaña.
El diario The New York Post informó que Trump se reunirá asimismo con el tenor italiano Andrea Bocelli, que el jueves se presentará en el Madison Square Garden, y le pedirá que toque en su inauguración.